Ads By RevenueHits

A los musicos bolivianos

A todos los músicos de Bolivia que quieran que sus canciones esten en este blog por favor manden un enlace a nuestra página web en Facebook para evaluarlo

Ads by Bidvertiser

Busque a su artista boliviano preferido

Un libro y 4 discos recuperan 40 años de rock boliviano

Publicación del periodico La Razon de la ciudad de La Paz Bolivia del 4 de Junio de 2006 y fue escrita por Marco Basualdo


Marco Basualdo. Periodista

El rock & roll llegó a Bolivia pasada la medianera de los 50. Entonces los jóvenes organizaban fiestas con las denominadas ´amplificaciones´, que no eran más que grupos de entusiastas muchachos que hacían fonomímica. Una de aquellas era La Record, de Boris Rodríguez, baterista de futuras formaciones como Black Birds, Loving Darks y Antares.

El 19 de septiembre de 1959, en una fiesta de primavera, debutaba Ricardito y sus esclavos del rock, antecedente de Bonny Boy Hot\'s, los del himno de los 60: Ven caliente que estoy hirviendo.

Bolivia ya ardía de rock con los Black Birds, Steppen Stones, Black Stones, Los Tennyson, Red Socks, Splendid, The Flinstones, Los Fantasmas, Four Star, The Sharks, The Dalton\'s, Grillos, The Donkeys, 606, The Thunders y otros.

En febrero de 1968 aparecen los Loving Dark\'s, después Climax y 50 de Marzo, que revolucionó con su disco Cicerón. En 1971 se funda Wara, la banda creadora del rock folk. Siguieron Antares, Mandrill, Estrella de Marzo, Manantial, Luz de América y Circus.

Los 80 trajeron el Heavy Metal de Stratus, Collage, Trueno Azul, Sacrilegio, Metalmorfosis, Argos, Dies Irae, OM, Dixi, Trilogía y Track, entre otras.

En los 90 fue definitiva Lou Kass y otras bandas como Black Jack, Alcohólika, Annada, XXX, Scoria. Hay muchas más en un fenómeno que apunta al medio siglo.

Liliana Carrillo V.
periodista

Un millar de “masters”, guardados celosamente en las oficinas de Discolandia, conservan la historia musical del país. En esas cintas hay verdaderas joyas que se perpetúan en voces inconfundibles: Gladys Moreno, Raúl Show Moreno, Alfredo Dominguez... y, entre otros, cientos de discos que conforman la historia del rock boliviano.

Se necesitaron tres años de trabajo para compilar, elegir y remasterizar 70 temas en un proyecto ambicioso, “el más ambicioso que ha encarado Discolandia”. El resultado es un box de colección que incluye cuatro CD´s y un libro. 40 años del rock boliviano se lanzará este viernes 9 de junio con un gran concierto que reunirá, en el escenario del Teatro Municipal Alberto Saavedra Pérez, a los legendarios grupos Loving Darks, Black Birds y al cantante Humberto Castillo... como en los viejos tiempos.

“Desde su creación, en 1963, Discolandia ha grabado e impulsado el rock hecho en Bolivia. Por ello era una obligación recuperar esos archivos para compilar una historia del rock boliviano”, dice Alberto Espinoza, gerente de la empresa fonográfica e impulsor del proyecto. “El rock, una parte del patrimonio oral del país que debe ser conservada y difundida”, concuerda Mario Eduardo Vargas, productor y encargado de escribir el libro que compila cuatro décadas de música joven con entrevistas, recopilación de material de prensa, comentarios, opiniones, fotografías e historias de los protagonistas.

La selección no fue fácil. “Teníamos un centenar de grupos. Tratamos de respetar la originalidad de los temas, su popularidad y su calidad para incluirlos en esta antología que abarca bandas de La Paz, Cochabamba, Santa Cruz y Chuquisaca”, puntualiza Vargas.

El resultado final es un paseo sonoro que va desde 1963, año de la creación de Discolandia, hasta el 2003.

El primer disco abarca la década de los 60. “Una etapa claramente marcada por el sonido ‘nuevoolero’ que va abriéndose a tendencias psicodélicas y progresivas, en un ambiente donde no existían pubs y los escenarios de los jóvenes grupos eran las fiestas privadas o los teatros”, explica Vargas. Incluye 27 temas de: Orquesta Lira, Humberto Castillo, Diablos Rojos, Bonny Boys Hot´s, Black Birds, Los Grillos, Los Splendid, The Gentlemen, Grupo 606, Los Daltons, The Donkeys, Loving Dark\'s, Los Gigolos, Los Ecos, Los Tennyson, Four Star, Climax, y Los Rebeldes.

El segundo CD abarca los 70. “Una época marcada por la dictadura y la represión que creó obras fundamentales e inició la fusión con ritmos tradicionales. Incluye 15 temas de los grupos: 50 de Marzo, Antares, H2O, Black Stones, Dhag Dhags, Climax, Wara, Mandrill, Manantial, Los Grillos, Luz de América, Stratus, BJ4 y Trueno Azul.

Los 80, recopilados en el tercer disco, fueron “años difíciles por dictaduras militares que ensombrecen el rock. Se destaca el heavy metal”. El CD compila 14 temas de: OM, Metrópoli, Dies Irae, Lou Kass, Wara, Coda 3, Dixi, Sacrilegio, WAPBS y Anadda.

El cuarto CD recoge el rock de los 90 y del nuevo milenio. “Con más prosperidad surgieron bandas renovadas, gracias al impulso de festivales organizados por Phileppe Moucher y Juan Carlos Gutiérrez y pubs, como el Socavón, opina Mario Vargas. El nuevo milenio está marcado por la piratería y la búsqueda musical”. El último disco presenta temas de las bandas: Llegas, K-Oz, Lapsus, La Logia, Comunidad, 3.18, Supay, Vede Retro, Alcohólika, La Bohemia y Black Jack.

Aunque se extraña la presencia de bandas con sonido propio, como Atajo, la colección 40 años de rock boliviano es, hasta ahora, la más abarcadora y completa antología del género. Un estilo que nació de influencias foráneas, pero está inmerso en el proceso de consolidar su identidad. Cuatro décadas de cimentar bases, no agotaron la búsqueda.

“Gran parte de nuestros músicos de rock, durante décadas, ha interpretado covers, cediendo ante las presiones de las discográficas por materializar un sonido comercial. Los músicos del nuevo milenio tienen otra cosa en mente. En lugar de tratar de vestir al rock de un atuendo boliviano, bandas como 3.18, Supay, Atajo y El último cocalero han decidido transmitir ideas, inquietudes, anhelos y sinsabores de manera directa, a través de las letras de sus canciones”, opina Vargas.

El box de cuatro discos y un libro se venderá en las disqueras de todo el país desde esta semana a Bs 200. “Es la prueba de que, pese a todo, la música boliviana sigue de pie y luchando contra la piratería que no sólo perjudica a la industria, sino — lo que es más grave— anula la posibilidad de los artistas para difundir su obra”, concluye Espinoza.

De lo analógico a lo digital, un largo proceso para actualizar sonidos del pasado

Cuando en 1963 se implementó el primer estudio de grabación de Discolandia, la tecnología no permitía registrar fielmente el sonido de los músicos. “Eran verdaderos artistas con voces privilegiadas y un gran talento musical, muchas veces autodidactas”, recuerda Alberto Espinoza que hace 43 años trabaja en la empresa. “La calidad de las grabaciones dependía del oído privilegiado de Miguel Dueri”.

Estos archivos grabados en soporte analógico debieron ser llevados al digital para la producción de 40 años del rock boliviano y otros productos recopilatorios. En esta labor, fue fundamental el profesionalismo de Eduardo Espinoza Salas, un joven productor que encaró la tarea de re-ecualizar los temas. ´El trabajo de restauración digital requirió paciencia pues algunos master estaban en un alto estado de deterioro´, comenta.

Para el productor Oscar Prieto, fue también un compromiso de cariño. “Buscar y rescatar temas que han marcado nuestras vidas fue una decisión de responsabilidad con la historia musical de Bolivia”, asegura.

Mientras piensa en una segunda parte de 40 años del rock boliviano, Discolandia encara hoy el proyecto de recopilar las baladas clásicas registradas en voces de Vico Vega, Oscar Roca, Jhenny Nájera y otros intérpretes.


Punto de Vista
“Son, no fueron, otros tiempos para el rock”Carlos Valverde. Comunicador

Eran los tiempos en que la política lo dominaba todo, cuando lo cruceño apenas destacaba en el concierto nacional; aunque lo oriental comenzaba a ser representado con Gladys Moreno, el Camba Sota, los Cruceños, los Cambitas y sobre todo el Trío Oriental, que a fuerza de “bayones” y cumbias, equiparaba a Los Caminantes de Palenque y Murillo. Todos ellos grabaron en Discolandia.

Lo que escuchábamos en música moderna también fue inmortalizado en magnetofónicas de Discolandia e impresos en discos chicos de vinil, en tapas de cartón y a colores. ¿Qué tenían las tapas de los discos? No lo sé exactamente, pero mirarlas mil veces, mientras pasaban los discos, era una especie de culto.

Esos músicos nuestros y los de afuera —por ejemplo Sandro, Palito Ortega y Leo Dan— era lo que se escuchaba allá a finales de los 60. Recuerdo que se compraban en la calle Ayacucho de Santa Cruz. Venían en varios sellos; los nacionales, grabados bajo Lyra y Éxito. Debe ser raro que los de mi generación recordemos el nombre del sello, que era como se conocía a la marca; no he olvidado que compré Look at Youself e Uriah Heep en Discolandia y que Deep Purple grababa para Emi Odeon, de la misma casa.

Tuve la suerte de vivir en La Paz a principos de los 70. Allí vi a Climax y 50 de Marzo, los primeros progresivos nacionales que conocí; fue en vivo. Compré sus discos grabados por Discolandia. Cuando salió Gusano Mecánico de Climax ya vivía en Santa Cruz; “mirar” su portada fue otro de mis gustos.

Son, no fueron, otros tiempos. La juventud despertaba a la vida acompañada por la influencia del Che y se encaraba una especie de “boom económico” en los 70. La moda cambió de manera radical: la melena en los varones, que había llegado antes del golpe de Banzer, era cosa común; hay que recordar al Prefecto que mandó a rapar a los melenudos mereciendo el reclamo de los jóvenes en graffittis quienes, bajo el lema “Cristo usó melena”, lograron derogar el mandato. Llegaron los pantalones “pata de elefante” y con fajas, mejor si eran rayados. Tiempos de los Guararape, Robert Lewis piel de durazno, la mini, la micro con calzón del mismo color. Todo giraba alrededor de la plaza. Los de Muyurina a hacer hora; los otros, a Dinos; pero las chicas “bien”, a su casa a las 10.00. Todo ese tiempo, la música la “puso” e impuso Discolandia; por eso, para los de mi generación, es un punto de llegada y partida...
“Todo ese tiempo la música la ‘puso’ e impuso Discolandia; por eso, para los de mi generación, es un punto de llegada y partida...”



CD

Discolandia ha lanzado un libro y cuatro discos que resumen la historia del rock que se grabó en los estudios del sello boliviano

El rock boliviano, desde sus orígenes, ha sido un tema de debate, a veces más a veces menos candente, pero siempre polémico. Para muchos se ha convertido en una misión imposible el ponerle una etiqueta al rock para definirlo como hecho en Bolivia.

Disco 1
1. Horizonte (Orquesta Lyra)
2. En vano (Humberto Castillo)
3. Que sera (Los diablos rojos y Freddy Becerra)
4. Que calor (Humberto Castillo)
5. Maria Rosario (Orlando Rojas y Los Bonny Boys Hots)
6. Sonia (Armando Terceros y Los Blue Jets)
7. Si has de volver (Ricky Solares y Los Bonny Boys Hots)
8. Cebollas Verdes (Juan Carlos y Los Bonny Boys Hots)
9. Llora conmigo (The Black Byrds)
10. Nevando esta (Los Bonny Boys Hots)
11. La tarara (Los Grillos)
12. A morir bailando (Los Splendid)
13. Temperatura 39 (Los Splendids)
14. Jugando en la playa (Los Gentlemen)
15. En el vaiven (Oswaldo y el Grupo 606)
16. Yo soy terrible (Los Daltons)
17. Luis XV (The Donkeys)
18. Luis XVI (The Donkeys)
19. Complicado (Los Loving Darks)
20. La rebelion de los hippies (Los Gigolos)
21. Callare simplemente (Los Ecos)
22. Psicodelico (Los Tennyson)
23. Se fue mi corazon detras de ti (Los Four Star)
24. Te acuerdas de mi (Grupo 606)
25. Hagamos las pases (Los Thunders)
26. The seeker (Climax)
27. Ya me estoy enamorando (Los Rebeldes)
28. Via libre (Los Ecos)

Disco 2
1. Ciceron (50 de Marzo)
2. Chapare (50 de MArzo)
3. Tundiqui rock (Antares)
4. El condor pasa (H2O)
5. Mucho tiempo ya paso (Los Black Stones)
6. Septimo dia (Dhag Dhags)
7. Pachacutec - Rey de Oro (Climax)
8. Altiplano (Wara)
9. El sol entra por mi ventana (Mandrill)
10. Indio Toba (Manantial)
11. Orejona de Venus (Los Grillos)
12. Sabor andino (Luz de America)
13. Esto es tuyo (Stratus)
14. Folklore Rock (BJ4)
15. El corcel negro (Trueno Azul)

Disco 3
1. Cochuna (OM)
2. Alienacion Total (Metropoli)
3. Fuego en dos calles (Dies Irae)
4. Escrupula (Loukass)
5. Vuelve (Wara)
6. Verdades ineditas (Coda 3)
7. Se siente (Dixi)
8. Rompiendo sueños (Dies Irae)
9. Resumen Paceño (Loukass)
10. Extravismo (Loukass)
11. Despues de ti (Coda 3)
12. Quiero sentirte (Sacrilrgio)
13. Chamani (Wapbs)
14. Urbe mortal (Anadda)
15. Rain (Alcoholika)
16. Auqui Auqui (La Bohemia)

Disco 4
Cada beso (Llegas)
2. Perdon y valvula (Llegas)
3. Tu recuerdo (K-OZ)
4. Amarastabrillar (Lapsus)
5. Estoy asi - Desesperado (Ragga Ki)
6. Y pensar (Wapbs)
7. Busca en mi (Llajwa)
8. Luz (Negro y Blanco)
9. Mata a tu maestro (Swasthika)
10. Todo es por nada (Icaro)
11. Funked (Escama Do Fish)
12. Pujllay (Simbiosis)
13. Nacer para morir (La Logia)
14. Mama Coca (Comunidad)
15. Zapateando (3:18)
16. Jallalla (Supay)
17. Miseria (Vade Retro)
18. La Mariscal Santa Cruz (Black Jack)


Ads by Bidvertiser

Visite nuestra tienda virtual

Ads by Daily Motion